PET/ Envases amistosos con el medio ambiente:
El calentamiento global y el desarrollo sustentable constituyen hoy una de las principales preocupaciones de los mercados desarrollados.
 
La forma de producir,en qué se envasa y cómo se distribuye cualquier producto, ha pasado de ser una exigencia legal a una estrategia comercial.
 
Los productores de insumos orgánicos, que por supuesto incluye a productores de té de humus de lombriz o humus de lombriz líquido, deben responder con calidad a estas exigencias ambientales. Por lo mismo, se debe poner especial cuidado en el envasado de sus productos, en envases de materiales responsables con el medio ambiente que, incluso, en su proceso de producción, transporte y distribución sean lo menos contaminante posible.
 
La respuesta ante este imperativo está en el uso de plásticos, en especial el PET (Polyethylene Terephthalate), un “material noble” usado ampliamente en los mercados de bebidas carbonatadas, aguas minerales, jugos, aceite comestible, cervezas, licores y vinos entre otros.
 
Se trata de una tendencia mundial que busca desarrollar envases para líquidos más migables con el medio ambiente.
 
Los argumentos esgrimidos por especialistas para masificar este tipo de envase son que estos se pueden reciclar más fácilmente, son más livianos y cuando caen tienden a rebotar en vez de romperse en pedazos.
 
Los beneficios de los envases PET tienen ventajas tanto en la naturaleza de su constitución de materia prima, como en toda la cadena logística de su proceso productivo.
 
En primer lugar, el proceso de producción del PET requiere menos energía para su fabricación que otros materiales de empaque. Lo mismo ocurre en su fase de reciclaje, dado que la fundición de PET requiere menos energía que los materiales tradicionales. Otra ventaja es el transporte. El menor peso de los envases PET permite a los camiones gastar una cantidad considerablemente menor de combustible.
 
En este contexto, consecuencia del Tratado de Kyoto, los procesos de producción cayeron bajo la mira de las autoridades, quienes establecieron como criterios de contaminación la cantidad de material y energía utilizados durante su fabricación (medición conocida en Europa como MIPS, sigla en inglés de “Intensidad de Materiales por Unidad de Servicio”, un concepto de la desmaterialización propuesto por el Instituto Wuppertal de Alemania).
 
Es aquí donde el PET asoma como “material noble” y toma la delantera, pues, según un estudio de la Universidad Antonio Lebrija, de Madrid,, y avalado por el Parlamento Europeo, otros envases por ejemplo de 750 ml pueden llegar a ser hasta 20 veces más pesados que el de PET y consumir 77 veces más energía y material.
 
A esto hay que sumar que los envases de PET son reciclables y hoy en día, ofrecen soluciones de barrera al oxígeno de alta efectividad, lo que permite alargar la vida útil del líquido a contener (shelf life).
En Zaphir Pumps contamos con diversos envases PET para industria. Comuníquese con nosotros para poderle ofrecer nuestra cartera de opciones en Ecuador.